Familia

La verdad sobre cómo afecta el cambio de hora en tus emociones

Written by David Lobato

¿En qué momento hay que realizar el cambio de hora? La pasada noche del sábado veintisiete de octubre a domingo veintiocho de octubre se atraso una hora el reloj. Pudo ser el último cambio de horario, tras los resultados de la consulta pública efectuada por la Comisión Europea entre julio y agosto, en la que el ochenta por ciento de los participantes se pronunciarón partidarios de suprimir este cambio.

El Consejo Consultor para la Reforma Horaria promovida por la Generalitat publicó un informe hace dos semanas en el que solicitaba que se optase por sostener a lo largo de todo el año el horario de invierno por motivos económicos y de salud. En el campo neuronal, no obstante, ¿cuál de estas 2 opciones es la mejor?

No tiene repercusiones en nuestros ritmos circadianos quedarse en un horario o bien en el otro, asevera el maestro de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC Diego Redolar.

El neurocientífico defiende que 2 señales informan al cerebro de que debe acostarse: la presión del sueño y los relojes biológicos. En la primera, el funcionamiento del cerebro a lo largo de horas hace que acumule substancias —algunas, tóxicas— que hay que suprimir al final del día.

Una de las más esenciales es la adenosina; por la mañana hay poquísima y al final del día, mucha pues las células de nuestro sistema inquieto liberan esta substancia cuando las neuronas están metabólicamente activas. Cuando uno de los núcleos del hipotálamo recibe la información de que hay mucha pone en marcha los procesos de empezar el sueño, explica.

 

La luz, es importante para el sueño

En lo que se refiere a los relojes biológicos, vienen comprometidos por las señales que se reciben del ambiente para saber en qué momento es de día y en qué momento es a la noche. «Hay múltiples, mas la más estudiada es la luz.

Cuando falta, manda información a otro núcleo del hipotálamo a fin de que asimismo ponga en marcha el proceso de comenzar el sueño. Además de esto a lo largo de la noche la glándula pineal, que se halla en el sistema inquieto, libera melatonina para asistir a acompasar los ciclos circadanos», afirma Redolar. Las personas ciegas —matiza— asimismo tienen ritmos circadianos; «por eso hay que insistir en que la luz es solo uno de los estímulos que los regula».

Conforme Redolar, la primera señal es realmente difícil pararla, salvo que tomes café o bien algún otro estimulante. En lo que se refiere a la luz, sí se puede mentir al cerebro. Por poner un ejemplo, si inmediatamente después de cenar se mira la T.V. o bien se coge una tableta o bien un móvil, la luz azul que se recibe de los aparatos activa a las células de la retina que son sensibles a la luz y estimulan «la vigilia». «Por lo tanto se afirma al cerebro que es de día y que no debe acostarse».

 

Afecta sensiblemente

El especialista deja claro que el horario de invierno o bien de verano sí puede importar en el «terreno sensible o bien motivacional». Si se optase por el horario de verano, bastante gente comenzaría la jornada de trabajo cuando aún está obscuro, pues no amanecería hasta las 8 y media o bien aun las 9 y media. «Cuando estás a oscuras tienes una tendencia a tener un estado anímico más bajo, a no estar tan alerta», apunta el maestro.

Ahora bien, insiste que no afecta en en los mecanismos neuronales que se encargan el sueño. Hay que tener en consideración que entre veinte y treinta minutos ya antes de despertar —siempre que se haga a exactamente la misma hora— el cerebro libera una substancia, llamada cortisol, que prepara a la persona para la actividad diaria. «Esto explica que, si siempre y en toda circunstancia te levantas a las 7, el fin de semana te despiertes a una hora afín, salvo que tengas una deuda de sueño», especifica Redolar.

About the author

David Lobato

Leave a Comment