Tecnología

China pretende iluminar una ciudad con una “luna artificial”

Written by David Lobato

Crear una “nueva luna” hasta 8 veces más refulgente que nuestro satélite natural. Una bola refulgente que realizada por el hombre que ilumine una urbe y que sea perceptible desde otras unas partes del país y desde el extranjero.

Ese es el propósito del Instituto de Investigaciones Aeroespaciales de la ciudad de Chengdu, una de las 3 urbes más pobladas del oeste de China.

La data aguardada para poner esta “luna artificial” en órbita en el espacio es dos mil veinte, notificó el diario oficial del Partido Marxista de China People’s Daily.

El propósito es “ahorrar dinero a la urbe al suprimir la necesidad de farolas, puesto que se espera que este astro artificial sea capaz de alumbrar un área con un diámetro de hasta ochenta quilómetros”, apunta el reporte.

Aún no se sabe mucho sobre su altura y tamaño, o bien sobre de qué manera va a ser financiado el proyecto, mas la idea es que refleje luz del sol mediante unas alas que funcionarían como paneles solares.

Wu Chunfeng, presidente de la organización responsable del proyecto afirmó en una conferencia en la ciudad de Chengdu el diez de octubre que si el lanzamiento tiene éxito va a haber 3 más en dos mil veintidos.

Conforme Chunfeng, este sistema llegaría ahorrar a la urbe hasta US dólares americanos 170 millones en gastos de electricidad.

Otro modo de empleo podría ser asistir a rescates cuando haya desastres naturales, añadió el especialista, como atraer turistas.

El científico asimismo afirmó que esta “luna” lleva desarrollándose múltiples años.

Mas, ¿qué impacto podría tener un espéculo gigante en el espacio?

¿Podría afectar a la vegetación y fauna de la Tierra, que depende de los ciclos nocturnos? ¿Y a las plantas, deshabituadas al exceso de luz?

El efecto “brillo”

Múltiples investigaciones han probado que que “muchos animales son enormemente sensibles a la luz y las fases de la Luna”, resaltó la publicación científica Live Science.

Por poner un ejemplo, los búhos nocturnos se comunican entre sí con unas plumas en la garganta, y los científicos han descubierto que su actividad aumenta a lo largo de la Luna llena, cuando es más refulgente.

¿Puede la Luna llena afectar la calidad del sueño?
¿De qué manera sabemos que la Luna se está distanciando?

Y en la Gran Barrera de Coral de Australia, cientos y cientos de especies de coral liberan simultáneamente sus óvulos y su esperma en un acontecimiento anual masivo relacionado con el brillo de luz de la Luna.

No obstante, Kang Weimin, de la Escuela Aeroespacial del Instituto de Tecnología de la ciudad de Harbin, en China, afirmó que la luz artificial de la “luna” que pretenden edificar va a ser “afín al brillo” del atardecer “y no afectará las rutinas de los animales”.

Va a ser desarrollada para complementar al satélite natural de la Tierra, afirmaron los científicos.

Un precedente ruso

Esta no es la primera vez que una urbe pretende imitar la función de la Luna.

Rusia presentó un proyecto afín a inicios de la década de mil novecientos noventa. Se trataba de un “espéculo espacial” que orbitase en el espacio, generando una luz “equivalente a entre 3 y 5 lunas llenas”, conforme explicó el diario estadounidense The New York Times.

La idea de Rusia era que su sistema cubriese un área de unos cinco quilómetros de diámetro, alumbrando zonas recónditas en Siberia y en el oeste de Rusia, cerca del círculo polar.

El experimento contemplaba el desarrollo de múltiples espéculos de diferentes tamaños, controlados desde la estación espacial rusa. Mas jamás salió adelante.

Un satélite puso el “espéculo”, de veinte metros de largo, en el mes de febrero de mil novecientos noventa y tres “probando que la idea funcionaba”. El inconveniente con el que los científicos no contaron fue que las nubes impidieron ver la luz que proyectaba.

2 horas después, se destrozó en la atmosfera terrestre. En mil novecientos noventa y nueve, el proyecto fue anulado por completo en el momento en que un nuevo espéculo de veinticinco metros se enganchó a una antena a lo largo de las pruebas de lanzamiento.

About the author

David Lobato

Leave a Comment